Horacio Rent - Car

Horacio Rent - Car

jueves, marzo 30, 2017

Johan Hernández: Valle Nuevo ¡Reconozcamos el Valor de la Naturaleza en su Justa Dimensión!

Autor:
Jhoan Hernández

Viceministro de Suelos y Aguas Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Las áreas protegidas están ampliamente reconocidas como la piedra angular de la conservación de la biodiversidad; de ecosistemas importantes para la supervivencia del ser humano. Podemos citar entre ellos fundamentos básicos para la generación de empleos, alimentos, agua, valores culturales y espirituales, salud y recreación, conocimiento, mitigación al cambio climático y desastres naturales, entre otros. Se hace cada vez más necesario demostrar y dar a conocer a la ciudadanía la forma en que las áreas protegidas contribuyen con el bienestar de los seres humanos, de manera que su importancia sea valorada y reconocida.  Toda acción que contribuya a posicionar las áreas protegidas dentro de la sociedad y dentro de la estructura institucional del gobierno debe asumirse como un compromiso tanto individual como colectivo.

El cambio de percepciones del valor de las áreas protegidas y su relación con el bienestar social y económico es un proceso que requiere de una estrategia de comunicación y educación coordinada y consistente.

El Ministerio de Medio Ambiente  y Recursos Naturales, como Organismo Rector de la gestión del medio ambiente, los ecosistemas, y los recursos naturales, conforme lo establece la Ley 6400 que lo crea, tiene la responsabilidad de definir políticas, administrar, reglamentar, orientar y programar el manejo y desarrollo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), mandato que es reiterado en la Ley Sectorial de Áreas Protegidas No. 202-04 de fecha 30/07/04.

En consecuencia, esta Institución tiene el deber de fomentar la restauración, recuperación, y rehabilitación de los ecosistemas, las especies y los servicios ambientales que brindan estos espacios naturales protegidos. En lo que concierne al tema en cuestión, es importante que todos los dominicanos conozcan que el Parque Nacional “Juan Bautista Pérez Rancier”, conocido como Valle Nuevo, es el lugar donde se encuentran las vertientes iniciales de los ríos Blanco, Masipedro, Tireo, Grande del Medio, Las Cuevas, Banilejo, Ocoa, Nizao, Jimenoa y Constanza; cuencas éstas donde el Estado ha hecho grandes inversiones a través de la construcción de los embalses y complejos hidroeléctricos de las presas de Rio Blanco, Hatillo, Sabana Yegua, Pantuflas; contraembalses Ysura, Jiguey, Aguacate, Valdesia, Las Barias y Jimenoa; y de cuyas aguas se alimentan también los acueductos de Bonao, Constanza, Padre las Casas, Ciudad de Santo Domingo, y los Sistemas de Regadío “Marco A Cabral”, “Nizao-Najayo”, “Ysura” y “Caballero” entre otros.

El nombre de Juan Bautista Pérez Rancier se le otorgó en honor a ese abogado y agrimensor, quien realizó el deslinde catastral de la primera área protegida de la República Dominicana, junto al Dr. Miguel Canela Lázaro, durante el periodo 1926-1928, denominada entonces “Vedado del Yaque del Norte”.


Tal como se ha establecido, la Cordillera Central, en donde se encuentra este Parque ubicado, es considerado el principal sistema montañoso del área de las Antillas y la columna vertebral de la isla La Española, donde se originan, como ya hemos señalado, las principales cuencas hidrográficas que captan las aguas que irrigan el territorio nacional, garantizando la producción de alimentos, la generación hidroeléctrica y el abastecimiento de agua para consumo en los asentamientos humanos más importantes del país.

Por otro lado, es importante señalar que conforme a la Capacidad Productiva de los Suelos dominicanos, dentro de una escala del I al VII como están clasificados los suelos del país (OEA 1967);  la Clase VII, la cual ocupa la mayor extensión del país, incluyendo la Cordillera Central, se caracteriza por terrenos escabrosos de montaña, con topografía accidentada, no cultivables, aptos para fines de uso forestal.  Cualquier uso que no se corresponda con estas condiciones representa una potencial amenaza para la estabilidad de estos ecosistemas.  Cabe resaltar en el Capítulo II, Articulo 3, de la Ley  202-04,  el Principio No. 4 que establece que el Estado y los particulares velarán porque las áreas protegidas se utilicen en forma sostenible y sean incorporadas racionalmente al desarrollo económico nacional con el cuidado de que las posibilidades y oportunidades de su uso y sus beneficios se garanticen de manera justa para todos los sectores de la sociedad y para satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

La pérdida de la biodiversidad y de ecosistemas es una amenaza para el funcionamiento del Planeta, de la economía, y de la propia sociedad.  Si no se ponen en marcha medidas políticas responsables y de peso, como la que implementa en la actualidad en este campo el Señor Presidente de la República Lic. Danilo Medina Sánchez,  la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos continuará su carrera, y en muchos casos las pérdidas se acelerarán.  De hecho algunos ecosistemas pueden llegar a degradarse hasta tal punto  que su reparación o recuperación será imposible. Si queremos evitar las consecuencias y salvaguardar nuestro capital natural y el bienestar de las generaciones futuras, dejar las cosas como están, bajo ningún concepto, es una opción.  El precio que habría que pagar por una acción política insuficiente sería muy alto para todos.

Fuente.
Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales (64-00).  Agosto 2000.
Ley Sectorial de Áreas Protegidas No. 202-04.  Julio 2004
Decreto No. 233-96 del 03/07/96.  Atlas de Biodiversidad y Recursos Naturales

No hay comentarios:

Publicar un comentario