Horacio Rent - Car

Horacio Rent - Car

lunes, octubre 30, 2017

Obesidad ¿Cuáles son sus consecuencias?

La obesidad resulta del aumento del peso corporal por la acumulación de tejido adiposo (graso) y una disminución en el consumo de este. Un método útil, aunque con limitaciones, para definir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), calculada como el peso en Kg dividido por la estatura en metros al cuadrado. Los valores de referencia oscilan entre 18,5 y 24,9. Entre 25 y 29,9 es sobrepeso y por encima de 30 se considera que la persona es obesa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS):
Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo.

En 2016, más de 1,900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.
En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.
La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.
En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.
En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad.

 Ante esta realidad, la doctora Maricela Ramírez Salazar sostiene que es una pandemia que afecta no solo a los países desarrollados, sino a los subdesarrollados.
La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. A menudo los cambios en los hábitos alimentarios y de actividad física son consecuencia de cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y de la falta de políticas de apoyo en sectores como la salud, la agricultura, el procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y la educación, comenta Ramírez Salazar. Este último de gran importancia porque estudios han demostrado que la población de clase media con nivel de educación universitario tiene menor incidencia de obesidad, que los no universitarios. Debe darse especial interés en la educación alimentaria desde la escuela y ofrecer información oportuna de la correcta alimentación  a través de los medios de comunicación masiva.
La obesidad afecta diferentes etapas de la vida del ser humano:
En una mujer en edad fértil el riesgo de aborto aumenta de 2 a 3 veces respecto de pacientes con peso normal y las tasas de éxito de terapias de fertilidad disminuye considerablemente. Mujeres obesas embarazadas, y con ganancia de peso excesivo a través del embarazo, constituyen el grupo de mayor riesgo para resultados adversos fetales y maternos.
En estas mujeres se observa mayor incidencia de aborto, mayor tasa de fracaso en técnicas de fertilidad y mayor incidencia de parto prematuro, preeclampsia, diabetes gestacional, tasa de cesáreas y macrostomia fetal. 
Nutrientes que se deben ingerir
Grupo 1. Verduras y frutas: Fuente principal de vitaminas y minerales. Indispensables para regular las funciones vitales de los sistemas nervioso e inmunológico, y para los procesos de digestión y reparación del organismo. Consumir en mayor cantidad.
Grupo 2. Cereales: Fuente principal de carbohidratos y vitaminas; proporcionan la mayor parte de la energía que necesitamos para estar sanos. En este grupo se encuentran los siguientes cereales: el maíz (en sus diferentes formas: harina, tortillas); el trigo (en forma de pan, galletas, pastas, etcétera) y otros, como el arroz, la avena; en cuanto a los tubérculos, están la papa, yautía, ñama, batata, entre otros. Consumir en cantidades moderadas.
Grupo 3. Leguminosas y alimentos de origen animal: Representan la fuente principal de proteínas en la dieta. Son importantes para formar y reponer los tejidos del cuerpo. En las leguminosas están, por ejemplo, habichuelas, lenteja, habas, garbanzo y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario